El V Acuerdo Marco, uno de los acuerdos más analizados por Competencia

VM, 15/06/2022


La Asociación Nacional de Empresas Estibadoras y Centros Portuarios de Empleo (ANESCO) en Madrid una jornada sobre las novedades que implica la reciente firma del V Acuerdo Marco de Estiba. En este foro se reflexionó acerca de las repercusiones de este compromiso, que ha requerido del esfuerzo y consenso de ambas partes, patronal y sindicato, para garantizar, tal como se puso ayer de manifiesto en el encuentro, la seguridad jurídica y la estabilidad y paz social en el sector.

José Luis Romero, secretario general de ANESCO, abrió la jornada, que contó con la participación de Mario Barros, socio del Área de Derecho Laboral de Uría Menéndez, que trató la novedades que implica el acuerdo en el ámbito laboral, y Alfonso Gutiérres, socio del área de Derecho de la Competencia de Uría Menéndez, que se centró en la conformidad del V Acuerdo Marco con las normas de defensa de la competencia.



También participó el presidente de Puertos del Estado, Álvaro Rodríguez Dapena, que ofreció la visión de la Administración Pública.



Rodríguez Dapena recordó que la estiba es un elemento «troncal» para los puertos, esencial y básica para la oferta portuaria y contextualizó la importancia de los puertos españoles por volumen de tráfico y movimiento de contenedores. Además, el presidente explicó que de los 6.300 estibadores que hay en toda España, 4.000 se concetran en los tres principales puertos españoles: Algeciras, Barcelona y Valencia.



Álvaro Rodríguez realizó un repaso de la evolución de la normativa que regula la estiba en España hasta llegar a la creación de la Sagep, el inicio de la privatización. “Se ha producido una notable liberación en el ámbito jurídico, provocando una ola regulatoria para cumplir la sentencia de 2017 hasta constituirse como Centro de Empleo, una modalidad específica de las ETT”, apuntó el presidente de Puertos del Estado. “Ahora era necesario habilitar un acuerdo respetando la libertad de decisión de las empresas estibadoras”, señaló. “Todos tenemos que estar preparados para atender las olas que van a venir como resultado de la crisis sanitaria, como ahora en China, y poder responder a los incrementos de la demanda de forma puntual. Esta nueva normativa – continuó – reconoce una capacidad bastante amplia para poder adecuarse a las necesidades que surjan. Hay base suficiente para llegar a habilitar a las empresas estibadoras a trabajar como ETT, atendiendo así estas necesidades”.



El V Acuerdo Marco fue suscrito el pasado 8 de abril poniendo fin a un largo período de desencuentros. Tanto Coordinadora como ANESCO mostraron su satisfacción por haber alcanzando el entendimiento en la consecución de una norma clara y definida que va a permitir dar estabilidad a los tráficos portuarios, sumar calidad al servicio de la estiba y aportar la seguridad necesaria para su desempeño, todo ello asegurando la legalidad y compatibilización de los contenidos del convenio con el marco legal.



Tal como explicaron los representantes del despacho Uría Menéndez, entre las novedades de este V Acuerdo Marco se encuentra por ejemplo el hecho de que si disminuye la actividad, el CPE afectado podrá realizar un proceso de adecuación de la plantilla, con participación de la empresa saliente que deberá proponer alternativas para la garantía del empleo y dotar al Plan Social de acompañamiento de una cuantía económica equivalente a 40 días de salario por año por cada persona afectada.



Por otro lado, el acuerdo da pie a la constitución de una Comisión Sectorial Estatal de Formación como subcomisión especializada de la CPSE. Las empresas estibadoras podrán colaborar con cualquier entidad que organice o imparta formación y para facilitar la realización de prácticas no laborales del alumnado que curse estudios para la obtención del certificado de profesionalidad de la estiba portuaria, las empresas estibadoras pondrán a disposición de los CPE de los que sean socias las instalaciones y material necesarios para la formación en operativa real.



Además, la jubilación forzosa se ajusta al nuevo régimen legal, es decir, 68 años con carácter general y se incluye un protocolo de prevención del alcohol y drogas.

En definitiva, el V Acuerdo Marco es pionero en varios aspectos, como el hecho de ser el primer convenio examinado íntegramente por Competencia y el uso del convenio de colaboración de 2010 entre el Ministerio de Trabajo y Competencia. Esto le convierte en probablemente uno de los “acuerdos entre empresas” más analizados por Competencia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.