Damià Calvet, presidente del Port de Barcelona

“Hemos dibujado el Port de Barcelona del futuro”

  • 10 junio 2022
  •  

Alba Tejera

TEMAS

Barcelona

El próximo 2 de julio se cumple un año de la toma de posesión de Damià Calvet como presidente del Port de Barcelona. Calvet repasa en una entrevista a este Diario su primer año al frente del puerto catalán.

¿Cuál es el balance de su primer año como presidente del Port de Barcelona?

Ha sido muy intenso, pero muy positivo. Conocía el entorno portuario, dado que lo había vivido en mis responsabilidades anteriores y ya me sentía parte de la comunidad portuaria y logística. Pero una cosa es conocerlo y otra vivirlo en primera persona desde la más alta responsabilidad. Esta intensidad se refleja en la dimensión y la importancia del Port, que hacen que todo lo que pasa aquí sea muy transcendente para la economía y la ocupación.

¿Cómo ha evolucionado el Port en este último año?

Me he encontrado un puerto muy bien ordenado porque hay una dirección permanente robusta y muy solvente y una buena relación entre toda la comunidad portuaria y eso es mérito del Consejo de Administración y del Consejo Rector.

Con todo, lo que hemos conseguido este último año es definir y explicar de manera ordenada la agenda estratégica, que nos lleva a dibujar el Port que necesitamos de aquí a ocho/diez años.

¿Cómo es ese puerto del futuro?

Debe ser un puerto sostenible e innovador, que esté al servicio de la economía y la ocupación y eso implica desde formar a los futuros profesionales logísticos, hasta desarrollar las infraestructuras necesarias -ya sean portuarias o de conexión-, además de llevar a cabo una gestión sostenible. Esto lo demostramos con nuestra apuesta permanente por incentivar aquellos tráficos que descarbonizan la actividad logística.

“Creo que el Port de Barcelona debe formar parte de manera estructural en el desarrollo de la logística en Catalunya”

¿Cuál es el estado de salud de las relaciones del Port con el resto de administraciones?

En general, la salud es muy buena. Con los Ayuntamientos de Barcelona y El Prat, la relación es cotidiana, siendo los municipios que acogen el Port. Con ambos compartimos nuestra agenda estratégica, con un elemento añadido en el caso de Barcelona: la conexión puerto-ciudad. Nos gusta pensar que construimos Barcelona desde el Port y eso implica diálogo. Así, hemos conseguido salvar obstáculos y no encallarnos en proyectos como el Hermitage, para poder avanzar en otras iniciativas de puerto y ciudad como la nueva Llotja de Pescadors, el Moll d’Espanya, el Liceu Mar y la Copa América de Vela.

Respecto a la Generalitat de Catalunya existe una agenda compartida, especialmente, en el ámbito de las infraestructuras, sobre todo, con las de conexión y como los nuevos accesos o el nodo ferroviario de Barcelona. No obstante, debemos ser capaces de profundizar en una estrategia de mayor participación del Port en las terminales intermodales estratégicas del país, a fin de poder formar parte en mayor medida del desarrollo logístico de Catalunya.

En cuanto a Puertos del Estado, a pesar del cambio en la presidencia, hemos mantenido la relación que, más allá de las formalidades, es buena. Hay un entendimiento entre la orientación del Ministerio y Puertos del Estado en lo referente a la importancia del peso de la logística y la agenda estratégica del Port. Somos el primer puerto del sistema portuario del estado en ingresos, debido a nuestra gran diversificación. Esto es percibido por la entidad y hay un trabajo sincero y honesto para que siga siendo así.

Con la firma del protocolo en octubre de 2020 para los nuevos accesos, todo apuntaba a que el proyecto se había desencallado. ¿Se ha acelerado en la práctica?

Cualquier aceleración será buena pero no dejará de ocultar que llevamos muchos años de retraso y esto nos ha hecho perder competitividad. Con la firma del protocolo se pretendía recuperar tiempo perdido y el trabajo desarrollado a partir de ahí se ha llevado a cabo con los ritmos adecuados por parte de los dos grupos de trabajo: el de los accesos viarios y ferroviarios y el del nodo logístico. Así, a finales de este 2022 debemos disponer del proyecto básico de los accesos y el planteamiento básico del nodo logístico. En el caso del nodo logístico con la concreción importante de la creación de una empresa mixta entre el Port y Adif para gestionar a una sola mano las terminales ferroviarias de La Llagosta, Can Tunis y el nodo ferroviario del Port. Estos tres elementos nos permiten poner mucha concreción en esta infraestructura de conexión básica para el Port y para la economía del país.

NODO LOGÍSTICO: seis terminales

El futuro nodo logístico del Port de Barcelona estará compuesto por un total de seis terminales, dos de las cuales ya están en funcionamiento: la Terminal del Moll Prat y la Terminal C. Las cuatro restantes planificadas en el Plan Director Urbanístico son: la Teminal Nou Llobregat, dos Terminales Intermodales (terminal C/D y terminal E/R) y la Terminal de Ferroutage.

Liga esto con la apuesta del Port por la intermodalidad…

Exactamente. Teniendo en cuenta que intermodalidad no es únicamente la viaria y ferroviaria, sino también la marítima. Buscamos potenciar el Short Sea Shipping y el ro-ro, que sumadas al resto de cargas -graneles, vehículos y contenedores- y poniendo el foco en intermodalidad ferroviaria -que es básica para descarbonizar el transporte- da respuesta a una combinación de transporte mucho más eficiente y sostenible. Y esto es una obligación que tenemos, ya no solo para cumplir con las cuotas marcadas en 2030 y 2050, sino porque la lucha contra el cambio climático empieza en aquello que hacemos bajo nuestra responsabilidad y territorio. De aquí parte nuestra lucha permanente por conseguir más intermodalidad.

“Este 2022 crearemos una empresa mixta entre el Port y Adif para la gestión del futuro nodo ferroviario”

¿Cuenta el puerto con la infraestructura necesaria para alcanzar los objetivos fijados o será necesario reformularla?

Lo estamos reformulando. La agenda estratégica se resume en cuatro grandes líneas que engloban distintos proyectos cada una: la compleción de la Dàrsena Sud, completar el Moll Adossat con las dos terminales de cruceros y la de ferries que faltan, completar también el Moll de l’Energia dando mayor capacidad y desarrollando las propias conexiones de los accesos viarios y ferroviarios y el nodo ferroviario. Todo este conjunto es el puerto que necesitamos de aquí a ocho/diez años vista y todo ello exige desarrollar proyectos, tramitarlos, licitar y adjudicar obras que, además, comportarán millones de euros. Se trata, por tanto, de un ciclo inversor muy potente para el que estamos preparados, tanto con recursos propios como con una capacidad de endeudamiento asumible, dada nuestra solvencia económica.

EL DATO

1.000M

EUROS. Aunque su peso respecto al turismo total es inferior al 5%, el impacto del sector cruceros sobre la economía y la ocupación es muy alto, con cerca de mil millones de facturación y más de 9.000 puestos de trabajo directos en Catalunya.

¿Qué nota se pone a sí mismo Damià Calvet en su primer año?

Tenemos que poner la máxima nota posible porque el Port ha sido capaz de mantener la actividad económica, ayudando a salir más rápidamente de la crisis de la pandemia y a afrontar mejor la crisis inflacionaria generada por la invasión rusa a Ucrania. A su vez, ha sido capaz de hacer recuperar la ilusión a la ciudad de Barcelona con un proyecto tan apasionante como el de la Copa América de Vela. La ilusión generada por esta iniciativa se multiplica por mucho en términos de economía, ocupación y proyección de la ciudad. Asimismo, existe un gran listado de proyectos, que a priori parecen menores pero, que representan un gran retorno social como es la actividad desarrollada con: Institut de Logística de Catalunya, Escola Europea Intermodal Transport, IES Les Salines, Fundación CARES, o la gran respuesta que ha tenido la comunidad logística y portuaria con la solidaridad al pueblo de Ucrania. Este es el motivo último por el cual existimos: para retornar a la sociedad todo aquello que somos capaces de generar.

¿Qué deberes quedan pendientes?

Debemos ser capaces de acelerar aún más la agenda estratégica y continuar explicándonos para que Barcelona y Catalunya reivindiquen aún más la actividad del Port y, de este modo, recuperemos entre todos la cultura marítimo y portuaria de la ciudad y la región.

“Duplicaremos la capacidad para contenedores con el nuevo Moll Catalunya”

¿Aumentará la capacidad del Port de Barcelona para mover contenedores con el desarrollo de la Dàrsena Sud?

La compleción de la Dàrsena Sud se basará en el desarrollo del nuevo Moll Catalunya que estará electrificado y albergará una nueva terminal marítima, además de contar también con una terminal ferroviaria. Bajo los parámetros actuales de eficiencia y conectividad, la nueva terminal de contenedores nos llevará a una mayor capacidad y ello repercutirá en positivo en la economía y la ocupación. Poner cifras a este aumento de capacidad es difícil, pero confiamos en que nos permitirá contar con cerca del doble de la capacidad actual.

Hablamos de una terminal moderna, según dice, electrificada, con una terminal ferroviaria… ¿Será semiautomática también?

Sí, irá en esta línea. Hoy en día las terminales de portacontenedores que se construyen alrededor del mundo en países que pretenden ser hubs logísticos de referencia deben contemplar estos conceptos de innovación y conectividad que les llevan a ser más eficientes, para poder servir a su propia economía y a todo su hinterland incluyendo destinos un poco más alejados. De hecho, una de las buenas noticias de 2021 fue que los propios operadores escogieron a Hutchison Ports BEST como la terminal más eficiente del sur de Europa y esto no es casualidad, sino que se debe precisamente a sus sistemas de semiatuomatización, conectividad e innovación en la gestión. Como Port de Barcelona, debemos reclamar a cualquier terminalista de contenedores que esté al nivel que exige la logística hoy en día.

Si la actividad de contenedores se traslada a la zona sur del Port tal como está previsto, ¿qué pasará con la actual APM Terminals Barcelona?

APM Terminals Barcelona es una muy buena terminal, a pesar de no estar semiautomatizada, que debe buscar una posición con mayor capacidad y eficiencia en el Port de Barcelona. En este sentido, tan pronto se creen las condiciones para que pueda salir a licitación la concesión de la nueva terminal del Moll Catalunya, esperamos que participen los mejores operadores posibles, entre ellos APM Terminals.

Este proceso de reordenación de la actividad de contenedores en el Port de Barcelona hacia la Dàrsena Sud, contempla también la reubicación de la Terminal Port Nou. ¿Cuándo está prevista?

A lo largo de este 2022, fruto de un trabajo realizado durante mucho tiempo, veremos mover la terminal multiusos Port Nou que seguirá prestando los servicios actuales -entre ellos contenedores-, desde el Moll Príncep d’Espanya.

“Apostamos por el hidrógeno”

A pesar de la incertidumbre que lo rodea, ¿ve el Port una oportunidad en el sector energético?

Sí. Los graneles líquidos han significado parte de las buenas cifras del primer cuatrimestre del 2022, dado que además del aumento de los tráficos que generan utilización de los graneles en nuestra economía, ha habido también un aumento de los tráficos en tránsito. De este modo, el Moll de l’Energia se ha postulado para convertirse en un hub de graneles líquidos.

¿Qué actuaciones están previstas en este muelle?

Con la renovación del Moll de l’Energia, pretendemos dotar de mayor capacidad y operatividad al transporte de graneles líquidos, lo que repercutirá a su vez en el aumento de la intermodalidad en el transporte de este tipo de mercancías, contribuyendo a la descarbonización de dicha actividad. Estas actuaciones consisten, en primer lugar, en la generación de nuevos atraques modernos y con mucha más capacidad en la parte exterior del muelle (los 34) y el desarrollo del nuevo atraque (el 35) en forma de pantalán con capacidad para operar dos buques grandes o cuatro pequeños. Posteriormente, se procederá a la renovación integral de los atraques que quedan en la parte interior del puerto (los 32). Todo ello, permitirá una mayor eficiencia en las operativas, a la vez que reducirá el tiempo de espera de los buques que quedan fondeando en el puerto, que forman colas y restan competitividad.

¿Está el Port en el proyecto puesto en marcha para aprovechar el frío restante de la desestiba de GNL?

El Port es público al 100% y una de las concesiones establecidas es a Ecoenergy, una empresa innovadora que pretende aprovechar el frío que se genera en la regasificación del GNL. Este frío, que actualmente se pierde en el mar, será aprovechado en sistemas de climatización de edificios y de congelación de Mercabarna. Se trata de una iniciativa de economía circular del frío, cuya concesión está otorgada y ya cuenta con alguna infraestructura adaptada al proyecto. Al mismo tiempo, se está trabajando a nivel jurídico y económico para que los precios sean competitivos, de lo contrario el proyecto no tendrá éxito. Incluso me atrevo a decir que es uno de esos proyectos que, en caso de presentar déficit tarifario, debemos encontrar el modo de cubrirlo porque responde a nuestra obligación de descarbonizar la logística. Además, refleja nuestra voluntad de mantener una relación fluida y de valor añadido con nuestros vecinos del Consorci de la Zona Franca de Barcelona, Mercabarna y el Aeropuerto.

Generación de fotovoltaica, comunidades de autoconsumo compartido, electrificación de muelles. ¿En qué más trabaja el Port en el ámbito de la transición energética?

Somos un ejemplo en el suministro del GNL como combustible de transición, pero debemos ir más allá y poner el foco en los combustibles definitivos, tanto para el marítimo como por carretera. Apunta maneras el hidrógeno, por tanto, el Port debe encontrar un lugar donde generarlo y suministralo. Esto podría ser en el mismo Moll de l’Energia o al fondo de la Dàrsena Sud, todavía por completar.

“En los terrenos de Nissan debe haber logística”

¿Sigue apostando el Port por el tráfico de vehículos?

A pesar de que continúan sin recuperar los niveles alcanzados antes de la pandemia, debido en gran parte al reposicionamiento de la industria y a la crisis de producción que afecta al sector, los dos operadores que mueven vehículos en el Port de Barcelona apuestan por la innovación y han demostrado ser capaces de adaptarse a los requerimientos de la nueva industria, ya sea para coches eléctricos o para añadir valor a la cadena logística. Antes solo se movían coches, ahora la logística forma parte de la cadena de producción y las terminales del Port están capacitadas.

De hecho, el Port se ha postulado para ocupar los antiguos terrenos de Nissan en la Zona Franca…

Catalunya recibió una sacudida importante con el cierre de Nissan y se construyó una mesa de reindustrialización que gestiona la llegada de nueva actividad. Desde el Port consideramos imprescindible que en el ámbito de Nissan haya logística, porque es un entorno logístico y porque hemos demostrado ser capaces de dinamizar la economía y generar ocupación con la logística en la Zona Franca, ejemplo de ello son las naves de UPS, Fedex o Decatlhon. La logística genera un puesto de trabajo por cada 100 metros cuadrados.

“En 2026 ferries y cruceros estarán en su sitio, sin más limitaciones”

¿Está dispuesto el Port de Barcelona a limitar la actividad de cruceros?

Estamos cumpliendo con el acuerdo alcanzado entre el Port y el Ayuntamiento en 2018 para limitar el espacio de los cruceros a un total de siete terminales ubicadas en el Moll Adossat. Así lo marca el acuerdo y así lo estamos desarrollando, entendiendo que es la única limitación posible para un tipo de turismo tan importante para la ciudad. Veremos este proyecto completado en 2026, con las dos terminales de cruceros que faltan. La intención es que MSC Cruceros pueda estrenar su nueva terminal para la temporada 2024-2025 y Royal Caribbean lo haga la temporada 2025-2026. Mientras tanto, veremos también trasladada la actividad de ferries a la nueva terminal que se ubicará en el mismo Moll Adossat.

¿Cuál es la respuesta del Port a la petición del Ayuntamiento de Barcelona para limitar aún más la actividad de los cruceros?

Participaremos en la mesa de trabajo cuya creación ha solicitado el Ayuntamiento para dialogar sobre la relación de los cruceros y aportaremos todos los datos de lo que representa este sector para Barcelona. Del mismo modo, aportaremos datos sobre su impacto ambiental y su afección a la calidad del aire que tanto preocupa a la ciudadanía. A este respecto, cabe señalar que los estudios de Barcelona regional demuestran que los cruceros son responsables de tan solo el 0.7% de las emisiones de óxidos de nitrógeno y del 0,2% de las partículas. El balance, por tanto, es claramente positivo.

¿Declinarán por, tanto, a la petición de limitar dicha actividad?

Desde el Port continuaremos trabajando para que el balance sea aún más positivo. Si conviene facilitar la diversificación de los puntos de llegada de los turistas, lo haremos. Si conviene incentivar la comunicación con los cruceristas para multiplicar las posibilidades del turismo en tierra, lo haremos. Y si conviene promover aún más el crucero de puerto base, respecto al de escala, lo haremos. Siempre partiendo de un trabajo conjunto, nunca de una percepción negativa ni de limitación de los cruceros.

“Procuraremos que el impacto de los cruceros sea aún más positivo si cabe, siempre desde el trabajo conjunto y nunca desde una percepción negativa ni de limitación de su actividad”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.